ADT Alarmas España

Detectores de alarma: qué son y cómo funcionan

21 de mayo de 2020 • 09:50h

Los servicios de seguridad utilizan sistemas que van desde las cámaras de videovigilancia a una amplia gama de detectores de alarma. A la hora de contratar una alarma es importante escoger qué dispositivos queremos instalar en función de las necesidades de tu hogar o tu negocio. A continuación te explicamos qué son los detectores de alarma, cuántos tipos de detectores existen y qué tecnología utiliza cada uno de ellos.

¿Qué tipos de detectores de alarma existen?

Los detectores de alarma son dispositivos que tienen una doble función: por un lado, percibir ciertos fenómenos físicos, y por otro, generar avisos en caso de alerta. Para que una alarma funcione, es necesario que incorpore algún detector, que debe escogerse en función de las características del espacio que se quiera proteger y de la actividad que vaya a llevarse a cabo.

Hoy en día, existe una gran variedad de detectores de alarma diseñados para identificar todo tipo de irregularidades, tanto en hogares como en negocios:

  1. Detectores de movimiento. Este tipo de detectores funciona gracias a sensores de movimiento que utilizan señales de radio de alta frecuencia para detectar presencias indeseadas. En función de la tecnología utilizada pueden percibir movimientos a distancias de hasta 15 metros. 
  2. Detectores de cortina. Consisten en sensores magnéticos que protegen puertas y ventanas de accesos indeseados. Suelen tener un alcance de  entre 2 y 6 metros y se utilizan para proteger zonas concretas sin comprometer la movilidad en el resto de la estancia. De esta forma, podrás moverte por los alrededores del sensor sin provocar falsas alarmas.
  1. Detectores de incendios. Son dispositivos ultra sensibles que avisan de la presencia de humos y altas temperaturas. Al controlar las variaciones térmicas, son capaces de alertar sobre incendios provocados por materiales que se queman sin humear. 
  1. Detectores de temperatura. Los detectores térmicos controlan la temperatura ambiente y activan las alarmas cuando perciben temperaturas extremas de calor o frío.
  1. Detector de inundación. Pensado para prevenir inundaciones en sótanos, accesos y otros lugares donde puedan producirse acumulaciones de agua. 
  1. Detectores de gas. Los sensores de gas de cocina advierten de cualquier fuga de gas natural. Por su parte, los detectores de monóxido alertan de niveles peligrosos de CO en el ambiente. 
  2. Detector de impacto. Se activa por vibración y puede colocarse en puertas, ventanas, paredes, techos y cristaleras. Este detector analiza con precisión tanto los impactos violentos como los impactos de bajo nivel. Además, es capaz de discriminar las vibraciones de fondo, reduciendo al máximo las falsas alarmas.
  3. Detector de rotura de cristal. Este detector lleva incorporado un micrófono capaz de reconocer la rotura de diferentes tipos de cristales. Están orientados a comercios con escaparates o vitrinas y casas con amplias cristaleras exteriores. Se pueden instalar tanto en vidrios comunes como cristales de seguridad.

Adapta tu alarma a las necesidades de tu hogar y tu negocio

La mejor manera de proteger tu hogar y tu negocio es contratando un servicio de seguridad integrado que se adapte a tus necesidades específicas. La alarma ADT Smart Security te ofrece una gama muy completa de detectores de alarma para que mantengas tu vivienda y tu establecimiento más seguros y conectados: desde detectores de movimiento hasta detectores de incendios, pasando por detectores de gas, de inundación y de rotura. 

Compartir:



Promoción amigo alarmas para casa ADT